viernes, 21 de diciembre de 2012

DIARIO DO RECIFE - Terceira Entrega



Sexta Feira 12 de Novembro 2010

Boa tarde!

Ayer no hice tiempo de atender el diario con tanta actividad. El congreso duró hasta tarde porque supuestamente era la fiesta y todos se iban directo desde allí mismo. Pero básicamente lo que sucedió fue que pasé el primer día de congreso intenso, ya que asistí a todas las actividades desde temprano y cuando terminó todo se llevó a cabo la asamblea de la Sociedad Latinoamericana de Etnobiología, en la cual terminé participando también, así que estuve hasta tarde. Esta asamblea terminó casi 2 horas después de lo planeado así que nos perdimos todo el bolonqui del comienzo de la festa que los dejó a todos traumados. Lo que pasó fue que justo al principio de la festichola cayó la policía y... ¡clausuró el local!!. Al parecer eśte não tenía autorização para pasar música, me imagino que debe ser una cosa tipo SADAIC o algo así. Así que cuando chegué supuestamente tarde, estaban todos em la vereda ainda, viendo que carajos iba a pasar porque a muchos les había agarrado miedo de la poli y se querían ir a otro lugar. Algunos de la organização estaban llorando y les pedían que se queden mientras intentaban fazer algum arreglo. Finalmente a policía dejó que se queden ahí, mas primeiro confiscaron todos los equipos de sonido para asegurarse que no pasen música y se los llevaron del lugar ¡Qué botones!. Así que estuvimos un rato ahí, uns garotos sonaron uns tambores y depois um grupo tocó "Forro" (se lee "fojó"...jeje) acústico. Para mí estuvo más que buenísimo, pero as pessoas da organização estaban un poco desconsoladas porque sentían que habían fracasado, ¡pero nada que ver! estuvo mucho mejor esta fiesta con tambores y música en vivo, que más se puede pedir para un etnobiólogo?. Lo que sí era cierto es que la gente del lugar que habían contratado tenía como una onda rara... o sea eran un poco forros (y no en el sentido musical), por ejemplo en la barra no me quisieron convidar un vaso de agua en toda la noche!!. Así que tuve que pasar a noite bebiendo o fondo dos vasos. Está muy buena la música ésta del fojó... es parecido al Trío Nordestino, pero um poco mais refinado, con percusión adicional, violín y canto. Igual nesta ocasión no cantaron por el tema de la falta de sonido. Intenté bailar un tema con anita ladio, pero uma brasileira hinchahuevos estaba parada al lado nuestro todo el tiempo corrigiéndome y diciendo que así no era el baile. No sé si era una característica de ella en particular o será así en todo Brasil que no te dejen bailar de cualquier manera. Cuando terminó todo as pessoas quedaron bailando na vereda con os garotos dos tambores y eu orelhé alrededor y no ví a ninguna das pessoas de Olinda que era onde iba a ficar esa noite...¡socorro! ¿adonde voy a dormir? Por suerte encontré a Alysson a último momento y me salvó la vida llevándome a casa de sua familia en la van del LEA (Laboratorio de Etnoecología Aplicada). A esta altura del viaje voy dándome cuenta del importante rol salvador que va adquiriendo este pibe, es mi ángel de la guarda, pobre lo debo tener recontra podrido. Gracias Alysson!

Torre Eiffel rosa perto do bar
Antes de decir cualquier otra cosa mais de hojé, quisiera destacar el evento más intenso ocurrido até agora en toda a viagem. Ocurrió á noite, cuando chegué ao lugar das conexŏes. Como había uma moubuca na porta do bar, me alejé um poquinho caminando. Al chegar a la esquina ví uns meninos corriendo unas baratas. "Oi! Qué están fazendo voceis?, ¿Cómo é que chaman a esse animal?" eu perguntei... Os meninos pararon la oreja al ouvir que falaba raro y se me vinieron al humo hablando todos a la vez y diciendo cosas totalmente inentendibles. Até que logré que falen divagar e comencé a comprender algumas cosas de las que decían. Eran 5 crianças e moraban na rua. Agora me siento mal porque não lembro o nome de todos, mas eran tres meninos: João, "Legal" y outro que não lembro, e 2 meninas: Camila e outra um poco mayor, de uns 11 anos mas o menos, el resto tenían todos 8-9 anos. Pero nesse momento sabía todos seus nomes y se reían cada vez que los nombraba a todos. Hubiese visto o mundo las risas de esos niños... Les contaba cosas y abrían los ojos enormes a veces, se morían de risa otras y todas las veces sentía que tocaban uma fibra muy interna dentro mío. Una fibra humana. Cuando los despedí me dolió mucho no darles um abraço a cada uno. Pensé que iba a verlos en un ratito porque estábamos todos afuera ahí a la vuelta de la esquina, pero desaparecieron en la noche... Quedaron mirando con la cara larga, como resignados a tanto abandono. A Camila, la más tímida de todas, le dije que tenía uma primita muy parecida a ela e que tenía uno dos nomes mais belos do mundo... sonrió y se puso contenta. Ahí mismo me pergunto si tenía filhos e si tenía nouvia. Ela no había hablado nada hasta el momento, pero a partir de ahí entró en confianza. Antes de isso, os meninos me habían acribillado a perguntas, pero a primeira de elas foi: "¿Cómo é Argentina, que frutas tienen?" Me impactó la sencillez y la inocencia en medio de una ciudad salvaje... Pobres filhos, tanta vida en sus ojitos, tanta alegría para sufrir una vida tan dura. Me dió mucha rabia. La misma sensación tuve cuando estaba perto de Chulumani en Bolivia, depois de um joggo de futebol comunitario nas yungas, os meninos corrían detrás de mí gritando que los llevara conmigo...una mezcla de ternura, dolor, impotencia y bronca. 
Que injusto.

Bom, eu vou continuar. Hoje foi um dia todo de congreso. Comenzó bem cedo de manhá, já que Alysson tenía encargada a organização dos primeiros eventos, así que salimos 6.30 para o congreso otra vez. Por fin hubo dos palestras que valió la pena ver, já que até agora não me había copado mucho com nenhuma. Una de ellas fue la de Ana Ladio, que abrió ese último día y la outra de um tal Calves o algo así que se trataba de "para que fazemos etnobiología", e incluyó un texto bueno de Kafka, una pregunta de Nietzche y una aseveración suya de que la etnobiología era en cierta medida una militancia. Dió para pensar...
Estuvo buena también la palestra de vicuñas que dió ontem Bibiana Vilá, me hizo emocionar porque proyectó un documental sobre el noroeste argentino y necesitaba escuchar algo de algún compatriota, me dieron ganas de ir para esos lados además. Bueno, la cosa es que era el día que debía exponer meu panel y Paloma tenía que traerlo de su casa pero lo olvidó! Encima vive en la otra punta da cidade. Tuvimos que pedir a Alysson que si nos llevaba urgente en la van del LEA, pero finalmente nos llevó Alejo. Cuando llegamos de Paloma esperamos afuera y estaba lleno de unos bichitos espectaculares!! Eran como unas chinchecitas negras que llevaban una vela en la espalda, parecían las banderas del video de Pink Floyd pero hecho bicho. Estaban sobre uma árvore cuyas hojas se parecían mucho a ese que hay en La Pampa y que le dicen "Sombra de Toro" o "Pezuña de vaca", de ese estilo de árbol, só que aquí lo chaman "Casco de Boi". Igualmente toda esa corrida por Recife no se justificó tanto por el poster (sí por los bichos) ya que no expuse el trabajo ni una sola vez, una vergüenza. Cuando era la hora de pegarlos no había nadie, entonces dí una vuelta y cuando volví ya todos se estaban yendo al cierre del congreso, era el último día y ya a nadie le interesaba nada. (Moraleja para cuando toque exponer un poster a última hora del último día: don't worry, a nadie le interesará tu trabajo para ese entonces). Antes del cierre alcancé a escuchar un pedacito de uma mesa de anécdotas etnobiológicas que parecía muito divertida porque la gente se reía, aunque yo no entendía un pomo del 90% do que eles falaban (aunque igual me reía, por las dudas).



Sábado 13 de Novembro 2010

Bom, espero que no esperen muito del relato deste día, ya que ha sido un día realmente malo, para decirlo de alguna manera que no quede grosero.

Me pasé toda la jornada andando en ónibus llenos hasta la manija, con um calor zarpado, todos chivados y sin mucha onda con la gente con la que andaba. No me gusta cuando as pessoas são tan ansiosas que se la pasan yendo de um lugar a outro y no alcanzan a disfrutar (a encontrar melhor dicho) la beleza del sitio adonde están. Pero bueno, melhor fico tranquilo e intento continuar o relato deste diario com un poco de coherencia. Todavía no conté como fechou o congreso ontem!. Fue um cierre rápido pero bonito, porque entró de sorpresa uma banda de "Frevo" y todos se pararon y empezaron a aplaudir y a saltar. Los de la organização hicieron uma ronda y bailaron entre ellos pasándose um paragüitas de a uno por vez. Al que le pasaban el paragüitas pasaba al centro y hacía piruetas con el mencionado objeto. El Frevo es como una música de banda kusturiquiana pero tocando ritmo nordestino pernambucano. Son todos instrumentos de viento y se baila con un gracioso pasito con los pies que parecía de cosacos, apoyando alternativamente los talones y puntas de los pies y también doblándolos apoyándose sobre ellos. Pobre gente... eso de las patas sí que debe doler. Bueno, y mientras hacen ese pasito también van sentándose y abriendo las patas como rusos, al tiempo que cada vez que saltan se pasan el paragüita entre las piernas. Ese era el baile que hacían y sorprendentemente, todos los organizadores sabían hacerlo! Taline por ejemplo la tenía clarísima, ahí se le notó que es nordestina de pura cepa. Y así fue que terminó o congresso, donde también le dieron premios a algunos de mis cumpas, cosa que me puso muy contento. Los premiados fueron Viole (por una monografía sobre como aplicar la etnobiología, texto que me gustaría leer alguna vez), David (mención de honor BBB), uno de los mellizos peruanos (1º premio BBB, pero no podría decirles cual de los mellizos era porque son iguales...ja), y Paloma (1º premio JEE que era el más groso parece). BBB y JEE son dos revistas que como premio les van a publicar sus artículos. Fue curioso que el grupo hispanoparlante que se movía todo junto y éramos poquitos (unos 20 creo) se llevó la mayoría de los premios, a pesar de que el congreso eran como 800 personas supuestamente (igual a mí no me pareció que hubiera más de 400-500 circulando).

Bom, se finí o congreso... A la noche se fueron todos a Olinda, que había allí un recital y yo (que ya llevaba demasiado de nómade) aproveché para bañarme en lo de Alejo, que justo su casa quedaba a un par de cuadras de la plaza del recital. Ya habíamos dicho antes que no parecía haber un ambiente extremadamente propicio para usufructuar su casa, pero como tengo más caradurez que orgullo, a veces hago que este tipo de situaciones sean posibles...je. Igualmente, a raíz de esta situación y de que la casa de ángeldelaguarda Alysson estaba llena también, eu quería mudar para la casa de los cariocas que eran 2 chicas y 2 chicos que tenían la mejor onda conmigo (ahí estaban Helena, Lucas y toda esa gente). A veces iba a almorzar con ellos y estaba bueno porque Lucas hablaba argentino casi. Esa noche se iban a quedar en la casa de la abuela de una de las chicas (Raissa creo, nã
-->o lembro exatamente) y me dijeron que podía ir si quería, pero cuando volví de bañarme en lo de Alejo no pude encontrarlas entre la multitud y tuve que caer a lo de Alysson en un taxi que me fundí y como a las 11 de la noche (que para Recife a esa hora ya van como cinco horas de oscuridad porque atardece muy temprano). Fin de la noche.

La cuestión es que ya era el octavo día y todavía no hubo ni uno sólo de playa! Así que arrancamos con las peruanas y um brasileiro flaquito y menudito que se llamaba "Washington", terrible nombre se hechó el loco. Supuestamente en la playa nos encontrábamos con los 3 chicos peruanos, y también con Marcos, David y Viole. Pero el colectivo tardó 4 horas en llegar y cuando encontramos a la gente ya había que volver porque se hace de noche al toque acá!. Garrón total. Yo decía que nos quedemos en uma pousada a pasar la noche, que seguro iba a estar re bueno y yo quería ver salir el Sol en el mar que nunca lo ví. Pero no quisieron. Nos volvimos y ahora estamos acá otra vez neste bondi del orto. ¿Para que venimos hasta Recife si vamos a la playa media hora a sacarnos una foto nomás? Era obvio que había que quedarse a pasar la noche, pero bueno, así son las salidas multitudinarias, disculpen el humor del momento. Una de las conclusiones que pueden sacarse de todo esto es que aquel que imagine que Recife es todo playa paradisíaca, está equivocado, al menos parcialmente porque no é todo tan fácil. Como ven, aquí as praias fican muito longe da cidade, algumas están poluídas e há que atravesar uma moubuca para chegar. Ya está decidido, hoje me quedo de Alysson pero amanhá bem cedinho me vou a la merde souzinho a conquistar otra vez la libertad... (Que final el de este párrafo, no?...je)
Bueno, dado que seguimos en el mismo trayecto y este bondi no llega en la puta vida, vamos a destacar brevemente alguns aspectos etnográficos para variar um pouco la onda catárquica del día. Bom. Uma cosa que quisiera contar es lo que sucede en la avenida Joaquín Barreto de Recife. Esto queda al borde de la parte vieja da cidade y é uma rua doble mano con um boulevard no meio. Ese boulevard es ancho y está plagado de puestitos donde se venden baratijas y hasta tiene un techito en la mitad que sirve para caminar por debajo sin que pegue el sol, o sea es tipo uma galería donde se puede encontrar todo tipo de cosas ultraberretas, puestos de comida, etc. Estas galerías, que la gente chama "Camelódromo", se extienden cuadras y cuadras sobre la avenida, dándole el aspecto de uma rua con jorobas (aunque no sé si es por eso que se llama así, no pude evitar la tentación de inventarlo...je). A sus alrededores, en las veredas de ambos lados, se extienden decenas de familias viviendo nas ruas. Cada uno ya tiene su lugar y separadores hechos de nylon, cartones o lo que sea, que lo separa del vecino. En cada uno de esos compartimentos hay banquitos, cartones para dormir, y una montaña de trastos contra la pared. No sé quienes moran nessas casas, pero si es que alguém mora o tiene un negocio allí, deben de ter um arreglo grande porque as pessoas que moran ahí les tienen las entradas completamente tapiadas! La verdad es que no creo que viva alguien nessas casas, pero si estiveran vacías ¿porque no se meten dentro a gente das ruas? Hay muchos niños, basura y olor poco agradable. La gente orina en las paredes y defecan en una bolsa de nylon que después llevan al basurero, lo sé porque había una abierta en el medio da rua. Que contraste con los megahoteles cinco estrellas que ví en Boa Viagem. Todo en la misma ciudad, indignante.

Outra cosa que quería relatar tan brevemente como lo fue la visita, es la playa justamente. El lugar que fuimos se llama "Porto do Galinhas", es un lugar bastante turístico pero pequeño. Se llama así porque cuando recién se abolió la esclavitud no Brasil, el comercio de esclavos seguía traficando gente a full, obviamente. Y en lugar de descargarlos en los puertos tradicionales utilizaban este porto y falaban de "Galinhas" para referirse en clave a los esclavos (igual, me imagino que también traerían alguna galinha para disimular, no?). La cuestión es que la población local se identifica plenamente con la expresión críptica y todo o pueblo está lleno de monumentos ás galinhas, dibujitos de galinhas y recuerditos en forma de galinhas. El lugar es bastante limpio, hay olas grandes y dicen que no hay tiburones (por las dudas no voy a sangrarme una pierna para probarlo). Caminamos 1km por la playa até um balneario pequeño que se llama Maracaipe. Es uma praia de surfistas grosos. Era un poco contrastante que estén tan grosos y yo tan escuálido (escuálido de flaco, no de Tiburón), pero igual no me apichoné y caminaba pechito argentino con actitud! ja. Estuvimos muy poquito, pero alcancé a meterme en el mar casi hasta la cintura, toda una hazaña. Antes de irnos, dibujé un diablito de Los Brujos tamaño gigante en la arena.

Domingo 14 de Novembro

Dicho y hecho. Me levanté temprano y a las 7 ya había dejado la casa de Alysson. No pude despedirme de nadie porque estaban todos durmiendo. Ahora estoy contento porque acabo de hablar con la mamá de Paty y me dijo que me puedo quedar en su casa hasta que me vaya. Buenísimo, porque Rosaura es divina y ya estaba necesitando que me cuiden un poco. En esa casa me iba a quedar originalmente durante todo el viaje, pero como después no confirmé si venía o no al congreso, Paty alojó a los chicos peruanos, que ahora se acaban de ir así que hay lugar otra vez. En esa casa vive Paty con la mamá Rosaura y la abuela. A la tardecita ya me voy para allá. Ahora voy caminando para Recife Antigo, a pasear um poco a ver si encuentro la feria de Bom Jesus, que al parecer está abierta os domingos. Nos vemos.


21hs
Bom. Hoje foi um día bonito. Antes de ir a la feria me encontré con la mamá de Paty y David el colombiano, que todavía está en su casa y se va en el mismo vuelo que yo hasta São Paulo. Fuimos a uma praça grande que se llamaba "Parque das Jaqueiras" y que estaba ALUCINANTE. Impresionante las plantas que hay aquí, muchas de las que siempre veo como plantas de interior parece que son nativas de aquí!! Al menos están todas plantadas acá en la plaza y crecen perfecto. Muchas Araliaceas, lianas y frutas nativas. Unos gomeros gigantes repletos de lianas que caían hasta el piso. Selvático, me encantó. Y en el medio de tanta exuberancia Rosaura dice..."È uma lástima esta praça porque não crecen rosas". No sabía si me estaba haciendo un chiste o que, pero al parecer lo decía en serio. "Es que hace muito calor aquí y não crecen". Sin palabras. ¿Porque uno sufriría la falta de rosas cuando tiene un paraíso vegetal como este en la puerta de su casa?. Cosas que tenemos los humanos...
La cuestión es que las protagonistas de la plaza (as Jaqueiras) era un arbolito mediano con los frutos más grandes que ví colgados en un árbol en toda mi vida. Grosos. Dijo David que são de la India o de por ahí, mas no me dejaron sacar ninguno para probar. También está lleno de otros frutales como mango, bananas y goiaba, además de un pastito bem bonito, uma grama, en la que me quería quedar a joggar futebol com uns meninos, mas tampoco me dejaron. Ufa!

La feria de Bom Jesus es bonita. Son 3 cuadras de extensión dispuestas de la siguiente manera:



Caminamos un rato y depois bebimos suco. Es hora de falar um poquinho dos sucos de aquí que são maravillosos... Aquí fazem suco de todo, aunque no sea doce, le ponen azúcar y listo. Esta es una mini lista não exhaustiva y preliminar: abacate (es la palta, fazem suco mas não la comen en geral, al menos no la ví en ningún plato) - abacaxí (es el ananá) com acerola (é como uma ciruela amarela com carozo muito grande que tem vitamina C de 10 larangas!, fazem "gripão" com isso, que é um suco para la gripa) - jaca (es la jacqueira) - mamão (papaya) - cajú - beterraba (remolacha, creo) - manga - melancía (é la sandía) - maça (é la manzana) - guaraná do amazonas - y goiaba!. Esta última es mi preferida, tomé varias veces ese jugo. A goiaba é muito gostoza, como del tamaño de uma tangerina (mandarina), piriforme, de color amarelo-verdosa, interior vermelho e um poco áspera.
Falando com artesanos aprendí algunas cosas mais do Maracatú que cada vez me interesa más. Por ejemplo, me falaron que o Maracatú representa uma viagem, posiblemente tradiciones entretejidas en los momentos tempranos da colonização, donde se mezclaban reyes, negros, indios y sus respectivos bagajes culturales. Todo isso misturado em la épica de lo que representa uma viagem, mais con los peligros de esa época. Em o Maracatú, además del Rey, la Reina, o Caboclo de lança y os bailarines, há también um personaje que se chama Mateu y uma Burrita. O Mateu é uno que iba adelantado do contingente, haciendo el rol de "batidor", o sea avisando que preparen comida para o Maracatú. A Burrita é a que leva os suplementos para todos durante a viagem. También há uma Catita, que era um home vestido de mulher que robaba galinhas mientras o Maracatú brincaba. Parece ser que o Maracatú más antigo de Pernambuco é la "Cambinda Brasileira de Nazareth da Mata", que é o povo del senhor que me contaba todo isso, justamente. Había comenzado a falar com ele porque me encantan esos cuadritos tipo azulejos con grabados negros que são típicos de aquí y ele se dedicaba a fazer isso. Incluso tenía os moldes de madera para que los haga uno mismo si quería. Ese estilo se chama "Xilogravura" y comenzó siendo un modo de difusión da poesía popular nordestina, también chamada "Literatura de Cordeu" porque ficaba pendulando em um cordel (aún hoy se hace así a veces). Para fazer xilogravura se faz uma matriz em madeira com o disenho, se pone tinta e se imprime en um papel, cerámico, o lo que sea, pueden ser distintas superficies. Me encantan, llevo varias para meus amigos, de distintos íconos da cultura pernambucana: o Trío Nordestino (me encantó su música...), uma pareja que robaba aos ricos y daba aos pobres, uns bailando Forro (acuerden que se pronuncia "fojó"...ja), etc. A mis viejos les llevo uno gigante que é do "Frevo", uma dança do Recife.




Lunes 15 de Novembro  -ULTIMO DIA EN RECIFE-

Finalmente eu fico um pouco tristinho hoje, mas não sé bem porque.
Foi o último día no Recife e Taline nos pasó a buscar muito cedo por la manhá. Salimos como as 7 com ela, David y eu, más un amigo de ela que encontramos depois. O destino foi as Calhetas na cidade de "Cabo de Santo Agustín". Dicen que ese lugar fue o primeiro descubierto de Brasil y que el descubrimiento lo hizo um espanhol que se chamaba Guillerme Pinzón. Incluso há umas ruinas de dudosa procedencia y que se las atribuyen a um forte que fiz ele.


¡Por fin ví el campo!. El viaje duró unas 4 horas pero finalmente pude ver algo que não sea cidade. Se trató de unos morros completamente sembrados de cana de azucar y de um poco de mata atlántica que ví al llegar á praia. No viagem pasamos por um asentamiento del Movimiento Sin Tierra, ubicado en un pequeño hueco entre los morros de cana. Era um asentamiento pequeño, mais foi significativo verlo para mí, dignificante.
A vegetación da praia era uma RESTINGA, um dominio dentro da mata atlántica. Me encantó cuando llegamos a la costa de Gaibú y caminamos por la costa hasta Calhetas. Antes, en el pueblo de Gaibú había visto todavía basural, gentío y un arroyo sucio atravesando la rua principal. Pero la caminata desde Gaibú hasta Calhetas fue maravillosa.

Mapita de la región costera pernambucana
Porto de Suape
Es o porto mais grande de Pernambuco, há uma destilería, um astillero e agora quieren ampliar todo y están aplastando los manglares que crecen nas saídas dos ríos. Por esta razón es que os tubarãos están migrando aos estuarios del norte.

Fue una caminata pequeña y bonita. Había que subir unas lomitas llenas de plantas y lagartos como los que ví el primer día na universidade. A vegetação era petisa (no pasaba el medio metro) pero tupida. Había un cactus columnar finito, uma rastrera halófita (comí un pedacito y era saladísima) com flor amarela que cubre todo, uma verbenacea naranjita y bonita, uma leguminosa pequena rastrera que tiene un aspecto parecido al berberis costero de Bariloche. Depois estaba la GRABATA que era la planta mais grande, una bromeliacea. También una gramínea ancha de 40cm de alto, otros arbustos y algunos arbolitos de Cajú na costa rocosa.

Fue uma tarde como la que necesitaba...contemplativa e muito tranquila. Comimos um feijão ao meio día, depois unos "amendoim" cocidos (son maníes hervidos), e depois uma cerveja os meninos, mas eu tomé agua porque me dolía bastante la cabeza por el sol. Nos quedamos em uma calheta pequena con um balneario pequenito, apenas unos 20 metros de gente tranqui... El borde da calheta tenía uma proyección de rocas que entraba no mar e hacía romper las olas a unos 50 metros da praia, así que el agua era como una lagunita no borde, mas era muito profunda, apenas entrabas ya tenía un metro y medio de hondo y depois mais.

Me metí con el agua hasta el pecho y me quedé un largo rato sintiendo mi respiración con el agua...
Desde allí se veían a lo lejos las ruinas de um forte. Me pregunté como habría sido la vida allí. Me dijeron que ese no era el de Pinzón, sino un asentamiento portugués temprano. Pero igual yo estaba pensando en esa primer llegada... ¿qué habría sido de Pinzón? Que lo motivaba a semejante empresa, que emociones sintió cuando pisó la mata atlántica y vió tan bellos lagartos ¿lo habrá apreciado, lo habrá ignorado? Que habría sentido la gente que moraba allí ante la llegada del intruso... ¿habrá sido un encuentro amistoso o se habrá desatado desde el inicio esa furia asesina humana? Qué cambio profundo empezó en la Tierra, en las plantas... ¿porqué agora los frutos de Cajú flotan junto a cientos de botellas plásticas na costa de Gaibú?.
Seguí contemplando las ruinas del fuerte y mi respiración. Todo estaba tan quieto y era todo tan grande... Yo era apenas una cabeza inmóvil asomando en el agua infinita, al borde de esa tierra misteriosa. Me asombró la impasividad de esa tierra. Testigo de tantas vidas humanas, madre de tanta vida, matriz. Respiré una vez más tomando conciencia de la inmensidad de esta América, de la cantidad de gente, de lugares, de colores y sonidos. De posibilidades y carencias. Me pregunté cual habría sido el sentido de este viaje. No hallé ninguna respuesta, pero me quedó la sospecha de que infinidad de cosas habían quedado grabadas para siempre en mi ser. Fue un viaje extraño... extraño de mucho extrañar y con esta sensación ignota cambio sin saber porque... Quedan los próximos años para averiguarlo. Por ahora me contento de haber terminado bien un viaje más.

A paisagem costeiro nas Calhetas de Gaibu


Epílogo
Al otro día Rosaura nos llevaría al aeropuerto con David, insospechado compañero de viaje, ya que nunca nos habíamos hablado mucho, finalmente terminamos haciéndonos confesiones importantes de esas que se le hacen a alguien en los viajes y que luego se olvidan. Caminamos juntos por São Paulo alrededor del aeropuerto y después volví a Buenos Aires. Aguanté un rato más el sueño de tantos días y llegué de nuevo a Cutral Có, a la Patagonia y a ver a toda la gente que quiero.

Gracias
Trayim Bakam.............